Para el Dolor
Por John O'Donohue

Cuando pierdes a alguien a quien amas
Tu vida se vuelve extraña
El suelo debajo de ti se vuelve frágil
Tus pensamientos hacen que tus ojos se sientan inseguros;
Y algún eco muerto arrastra tu voz hacia abajo
Donde las palabras no tienen confianza.
Tu corazón se ha vuelto pesado por la pérdida;
Y aunque esta pérdida también ha herido a otros,
Nadie sabe lo que te han quitado
Cuando se profundiza el silencio de la ausencia.

 

Destellos de culpa encienden el arrepentimiento
Por todo lo que quedó sin decir o hacer.

 

Hay días en los que despiertas feliz;
De nuevo dentro de la plenitud de la vida,
Hasta que el momento se quiebra
Y eres arrojado otra vez
A la marea negra de la pérdida.

 

Hay días en los que despiertas de nuevo con tu corazón
Eres capaz de funcionar bien
Hasta que en medio del trabajo o encuentro,
De repente sin previo aviso
Eres emboscado por la pena.

 

Se vuelve difícil confiar en ti mismo.
Todo de lo que puedes depender ahora es que
El dolor se mantendrá fiel a sí mismo.
Más que tú, conoce su camino
Y encontrara el momento indicado
Para tirar y tirar de la cuerda del dolor
Hasta que esa colina enroscada de lágrimas
Se haya reducido hasta su última gota.

 

Poco a poco, aprenderás a conocer
la forma invisible del que ha partido;
Y, cuando el trabajo del dolor haya terminado,
La herida de la pérdida sanará
Y habrás aprendido
A despegar tus ojos
De esa grieta en el aire
Y serás capaz de entrar al hogar
En tu alma donde tu amado
Ha esperado tu retorno
Todo el tiempo.

 

De Blessing the Space Between Us:

Un libro de bendiciones de John O'Donohue